Situada junto a la Calle Mayor, La Plaza de la Villa tiene tres edificios de gran valor histórico-artístico.
El mas antiguo es la Casa y Torre de los Lujanes, comerciantes de origen aragonés que mandaron construirla en estilo gótico-mudéjar en el siglo XV. Se dice que en la Torre estuvo prisionero el rey francés Francisco I, apresado en la batalla de Pavía. Actualmente es la sede de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.
La Casa de Cisneros, una Casa Palacio mandada construir en estilo plateresco en 1.537 por un sobrino del Cardenal Cisneros. La fachada que da a La Plaza de la Villa no es la mas importante de este edificio, sino la que da a la Calle Sacramento, que era inicialmente la fachada principal.

La Plaza de la Villa, conjunto monumental perfectamente conservado, tiene su origen en el siglo XV, cuando Madrid recibió el título de “Noble y Leal Villa”

El tercer edificio histórico es la llamada Casa de la Villa, de estilo barroco, que ha sido sede del Ayuntamiento de Madrid desde 1.693 a 2.007, cuando la Alcaldía de Madrid se traslado al antiguo Palacio de Comunicaciones, en la Plaza de la Cibeles, quedando este edificio para celebración de Plenos Municipales.
Completa La Plaza de la Villa la estatua que se erigió al Almirante Álvaro de Bazán, uno de los marinos españoles mas importantes, en 1.888 con motivo del tercer centenario de su muerte. Es de bronce y su autor es Mariano Benlliure. En la parte posterior del pedestal se pueden leer unos versos que dedicó Lope de Vega al Almirante, elogiando sus campañas militares, en las que nunca tuvo una derrota. La estatua está rodeada por plantas y flores.
La Plaza de la Villa es un pequeño rincón de Madrid tan lleno de historia que, miremos por donde miremos, aparecerá ante nuestro ojos el Madrid de hace varios siglos.

Dejar respuesta