En la Travesía del Duque, 5 se encuentra este sitio especial, donde conviven arquitectura y gastronomía.
En la planta baja de un estudio de arquitectura han montado un elegante salón, con muebles y estilos refinados y coquetos, donde todas las tardes-noches y los fines de semana, ofrecen deliciosa repostería, buen café y exquisitas cenas.
A destacar el brunch de los fines de semana, donde los zumos de frutas naturales y el surtidos de embutidos y quesos, servidos en porcelana fina, encantarán a los bruncheros.
Continuará el brunch con tortillas rellenas de diferentes delicias, diferentes tipos de panes, bizcochos caseros, cafés y tés, mermeladas y para terminar un cóctel delicioso.
La música es una selección de melodías de los años 30 que envuelven el ambiente, haciéndonos sentir como en un elegante y distinguido salón de té.
Solo tiene una pega: hay que reservar. El local es pequeño y sobre todo en las cenas y los fines de semana es difícil encontrar mesa.
El horario de apertura de martes a viernes es a partir de las 17 horas, ya que por las mañanas funciona como estudio de arquitectura. Los fines de semana abre de 10,30 a 14,30 y de 17 a 1 de la madrugada. Los lunes está cerrado
Un agradable sitio en Madrid, muy recomendable..

Dejar respuesta