Un rico brunch ecológico nos ofrece este local de domingo a lunes, para que no tengamos que esperar al fin de semana.

En la Calle Tribulete, 6, en Lavapies, una familia argentina, han montado un local en el que la comida sana y el café ecológico son los protagonistas.

El café está recién tostado y molido, la leche está recién ordeñada y la traen de la Sierra de Madrid. Hasta el azúcar es de caña y sin refinar (panela).

Podemos elegir entre el café de filtro o exprés. De las dos formas, un café excelente.

PUM-PUM-CAFE-02

Toda la carta es ecológica y toda la bollería, dulces y bizcochos los prepara la madre, que desde siempre supo educar a su familia en las delicias de lo orgánico y natural.

Los bizcochos de limón o banana nos remontan a las delicias que en la cocina de la abuela se horneaban.

Si queremos almorzar, lo mejor es que pidamos los Benedictines: una rebanada de pan orgánico con guacamole y huevos de gallinas en libertad. Deliciosos.

La granola (nueces, copos de avena y miel), tostados y mezclados por ellos mismos y totalmente biológicos, se pueden degustar allí con yogur y fruta fresca o llevártela a casa.

Mi recomendación es que probéis el brunch, del que hay dos tipos.

Brunch corto: Café o té, huevo benedictine sobre tostada de pan y aguacate, zumo, media luna artesana (croisant) y granola con yogour y fruta. Todo esto por 10 euros.

Brunch largo: Todo lo anterior mas una cesta de distintos panecillos y un cóctel mimosa. Todo esto por 15 euros.

Y si por la noche no quieres cenar, no te preocupes, estás alimentado y muy saludablemente alimentado.

 

Dejar respuesta