martes, abril 9, 2024

Una terapia integral: Risas y Reflexiones en el Teatro Fígaro

El Teatro Fígaro, conocido por su apertura a obras que se alejan de la ostentación cultural y que buscan conectar con el público a través de la risa y la satisfacción, ha decidido extender la segunda temporada de “Una terapia integral”. Esta comedia, aunque no alcanza el punto de humor necesario para liberar risas incontenibles, mantiene a la audiencia alerta y curiosa. Originalmente concebida por Marc Angelet y Cristina Clemente, quienes también la dirigen, esta obra ofrece una interesante temática y momentos dramáticos que difuminan la línea entre la comedia y la tragedia.

La frase del famoso escritor G.K. Chesterton, “cuando se deja de creer en Dios enseguida se cree en cualquier cosa”, resuena en esta comedia de costumbres que parodia nuestra tendencia actual a aferrarnos a terapias, pseudociencias y supersticiones. La obra nos lleva a un taller de panadería que se convierte en un lugar adecuado para buscar respuestas a las preguntas vitales de la vida, tan efectivo como una sesión de psicoanálisis o una consulta al oráculo de las runas.

El 25 de agosto, “Una terapia integral” llega al Teatro Fígaro de Madrid. Escrita y dirigida por Cristina Clemente y Marc Anglet, esta comedia cuenta con un elenco de lujo, incluyendo a Antonio Molero, Angy Fernández, Esther Ortega y César Camino, quienes invitan al público a la reflexión. Antonio Molero, protagonista de la obra, señala: “Todos estamos viviendo vidas que realmente no queremos vivir. No todos, pero una gran parte de la población”.

A pesar de su enfoque humorístico, la obra también aborda temas relevantes que llevan a la audiencia a la reflexión sobre la salud mental. Antonio Molero comenta: “Estamos hablando de salud mental. Pero, de todo nos podemos reír y de esto nos reímos porque nos sentimos súper identificados con uno de los tres perfiles de alumnos”.

Los personajes en la obra son representativos de diferentes arquetipos. Uno es inseguro, otro escéptico, y el tercero tiene mucha experiencia en terapias y se muestra confiado. Antonio Molero interpreta a Toni Roca, un chef famoso que imparte clases de panadería y actúa como un gurú para ayudar a sus alumnos a descubrir lo que deben eliminar de sus vidas. Molero describe a su personaje como alguien misterioso y controlador, lo que lo convierte en un papel fascinante para interpretar en el teatro.

Una terapia integral” reúne a estos tres personajes en un exclusivo taller de panadería dirigido por un mediático cocinero. Cada uno de ellos ha sido seleccionado por su perfil psicológico y ha pagado una considerable suma para asistir. A pesar de sus diferencias iniciales, todos terminan siendo influidos por las palabras persuasivas del chef, interpretado por Antonio Molero.

La estructura ingeniosa de la obra sigue el proceso de preparar, amasar y cocer el pan, sirviendo como una metáfora de la vida y de los desafíos que enfrentan los personajes. La masa de pan que se crea en escena se convierte en un elemento dramático que refleja los traumas y problemas de los personajes, además de permitir coreografías humorísticas que arrancan risas al público.

El elenco realiza un excelente trabajo, destacando la actuación de Antonio Molero como el carismático chef y César Camino como el millonario parlanchín aficionado a cursos y terapias. La obra, a pesar de no ser una comedia convencional, ofrece una experiencia teatral única que combina risas con momentos de introspección, haciéndola valiosa tanto por su entretenimiento como por su reflexión sobre la salud mental y la búsqueda de respuestas en tiempos inciertos. “Una terapia integral” es una propuesta teatral que merece la atención del público que busca una comedia con un toque de profundidad.

Latest Posts