EL PARQUE DEL RETIRO: LA GUÍA MÁS COMPLETA

El Parque del Retiro es uno de los principales puntos turísticos de Madrid, pero pocos visitantes conocen la historia que este gran parque encierra.

Vamos a intentar explicar los orígenes de este bello jardín, su historia y como ha llegado a poder ser disfrutado por todos los que viven o pasan por Madrid.

En 1.629, el Conde-duque de Olivares, valido del Rey Felipe IV, presentó al monarca un proyecto para ampliar el llamado «Cuarto Real» que estaba situado junto al Monasterio de San Jerónimo el Real.

El «Cuarto Real» era el sitio desde donde los reyes podían oír la misa, meditar y descansar. Era un retiro espiritual.

El Conde-duque le propuso al rey construir un palacio que, por voluntad de Felipe IV se llamó Palacio del Buen Retiro.

Con este fin y gracias a las donaciones de tierras pertenecientes a la nobleza, casi todas del Conde de Fernán Núñez, se reunió una superficie de 145 hectáreas, en lo que entonces eran las afueras de Madrid.

El palacio empezó a construirse en 1.630, siendo los arquitectos Giovanni Battista y Alonso Carbonel y terminó su construcción en 1.640.

El valido quería sobre todo complacer al rey, siendo la celeridad en la construcción  lo mas importante, por lo que las obras se fueron haciendo sobre la marcha, sin ningún plan común, y los elementos arquitectónicos se sobreponían.

Actualmente solo se conserva de este palacio el Salón de Baile (Casón del Buen Retiro) y el Salón de Reinos, dentro de Museo del Ejército.

Exteriormente era austero pero el interior estaba ricamente adornado con pinturas y dorados. El teatro donde se representaban obras de Lope de Vega o Calderón de la Barca, la plaza donde se celebraban corridas de toros o el mencionado Salón de Baile, hacían de él un lugar de recreo.

Los jardines se hicieron en el mismo periodo de tiempo y en los terrenos se construyeron seis ermitas dedicadas a diferentes santos. Se instaló una gran jaula con pájaros traídos de tierras lejanas y un estanque ochavado, llamado también estanque pequeño.

El estanque grande se construyó dos años después y en él se hacían simulaciones de combates navales con fuegos artificiales.

En 1.734 se incendió el Palacio Real, residencia de los reyes y durante el tiempo que duró la construcción del nuevo Alcázar, el Palacio del Buen Retiro se convirtió en la residencia real, hasta que finalizaron las obras.

Carlos III creo en el Parque del Retiro la Real Fábrica de Porcelana y el Real Observatorio Astronómico. En 1.767, abrió los jardines al público, para que todos pudieran disfrutar de ellos.

Durante la Guerra de la Independencia, las tropas napoleónicas utilizaron el Palacio del Retiro como cuartel, provocando daños y robos tanto en el interior como en los jardines. Cuando Fernando VII regresó al trono, se rehabilitaron los jardines pero el Palacio y las ermitas se dejaron abandonados.

Se incorporaron diferentes elementos como el Embarcadero Real en el Estanque Grande, la Montaña Artificial, la Casa de Fieras o la Casita del Pescador.

La reina Isabel II impulsó la creación de nuevas zonas verdes y el Paseo de las Estatuas. Isabel vendió al Estado todo el terreno en el que estaba el Palacio, casi ruinoso, y  fue demolido, excepto el Salón de Reinos y el Salón de Bailes.

La zona se urbanizó por lo que se tuvieron que quitar unos 2.000 árboles y después del destronamiento de Isabel II, la propiedad del Retiro pasó al Ayuntamiento.

Ya en el siglo XX, el jardinero Mayor del Retiro, Cecilio Rodríguez, realizó La Rosaleda y los jardines que llevan su nombre, que también restauró después de los destrozos de la guerra civil.

A partir de 2.005 se alza en el Parque del Retiro el llamado Bosque del Recuerdo, en homenaje a las víctimas del atentado del 11 de Marzo de 2.004.

El Parque del Retiro tiene diecisiete entradas. Las mas importantes son:

-La Puerta de Hernani, en la calle de Alcalá, frente a la Iglesia de S. Manuél y S. Benito

-La Puerta de Madrid, la mas ancha y que da paso al Paseo de Coches

-La Puerta de España, en la calle Alfonso XII que da paso al Paseo de las estatuas

-La Puerta de la Independencia, en la Plaza de la Independencia, frente a la Puerta de Alcalá

-La Puerta de Felipe IV, es la puerta monumental mas antigua de Madrid, esta en la calle Alfonso XII

y cerca del Casón del Buen Retiro.

Las fuentes que aún se conservan dentro del Parque del Retiro son del siglo XVIII y XIX. Destacan la Fuente de la Alcachofa, la Fuente de los Galápagos, la Fuente del Ángel Caido (única escultura en el mundo que representa a Satanás), la Fuente de Cuba y la Fuente de la Gaviota.

En cuanto a los edificios conservados, además de los ya mencionados (Salón de los Reinos y Casón del Buen Retiro), actualmente podemos contemplar:

-El Palacio de Cristal, totalmente de hierro y cristal, fue construido como invernadero

-El Palacio de Velázquez, que lleva el nombre de su arquitecto

-El Real Observatorio Astronómico

-Restos de la ermita de San Pelayo y San Isidoro, de estilo románico

La escultura está muy presente en el Parque del Buen Retiro. A pesar de los destrozos que las tropas napoleónicas hicieron, se conservan algunas de los siglos XVII, como la de Hercules y el León y La Hidra, situadas en el Paseo de Fernán Núñez (Paseo de Coches)

Del siglo XVIII, situadas en el Paseo de las Estatuas, hay 13 esculturas de reyes españoles.

Del siglo XX podemos destacar el Monumento a Alfonso XII, situado en el estanque grande, cuyo escultor fue Benlliure. El monumento al General Martínez Campos, a Benito Pérez Galdós, a Santiago Ramón y Cajal y a Jacinto Benavente, también del siglo XX, están diseminadas por todo el Retiro.

La flora del Retiro es muy variada aunque predominan los castaños de indias. Los espacios temáticos como La Rosaleda, con casi 4.000 rosales, o el Huerto del Francés, con 300 almendros, hacen del paseo una explosión de olor y color.

Existe una senda para poder contemplar 6 árboles singulares:

-El ahuehuete, el mas antiguo del Retiro y quizá de Madrid, tiene 200 años y está en el Parterre

-El pino carrasco de La Rosaleda tiene casi 200 años y 35 m. de altura

-El ciprés de los pantanos, plantado en el estanque del Palacio de Cristal

-El arce plateado, en los Jardines de Cecilio Rodríguez, ramificado en 4 troncos

-El cedro del Líbano, en el monumento a Martínez Campos, tiene 100 años

Y con esa maravillosa flora, no podía faltar una gran cantidad de fauna. Las aves tienen aquí un entorno propicio para quedarse. La paloma, la urraca o el mirlo, han hecho del Parque del Retiro su casa. El halcón, el estornino o los verderones, también sobrevuelan el Parque.

En distintas estaciones del año, se pueden ver vencejos o zorzales que en su migración hacen aquí su parada, para después continuar su viaje.

Los pavos reales, cisnes y ocas o las garzas reales en los estanques, forman parte de la fauna del Retiro.

Las poblaciones de topillos, ardillas rojas y murciélagos, junto  las carpas en los estanques y algunos ejemplares de galápagos completan la lista de animalillos del Parque del Buen Retiro de Madrid.

La cultura y el deporte están siempre en el Retiro. El Templete de Música, donde se dan conciertos periódicamente, el Teatro de Títeres y las exposiciones pictóricas del Palacio de Cristal, reúnen a grandes y pequeños.

La Feria del Libro se organiza desde hace años en El Retiro con gran afluencia de público y a orillas del estanque hay artistas espontáneos que, bien con música o cualquier otro arte, deleitan a los paseantes.

El Centro Deportivo de La Chopera, con acceso por la calle Alfonso XII, tiene diferentes instalaciones para que los usuarios puedan practicar su deporte favorito. En el gran estanque se pude practicar remo.

Recientemente se ha vuelto a abrir la recordada Sala de Fiestas Florida Park, por la que pasaron los mejores artistas de todos los tiempos, ahora con un ambiente renovado y con un buen proyecto de gastronomía y espectáculo.

El Parque del Retiro de Madrid es una de las primeras recomendaciones que hacen las agencias de Turismo a los que visitan la ciudad, junto con el Museo del Prado o el Palacio Real.

125 hectáreas de verdor y arte para todo tipo de público, convierte al Parque del Retiro de Madrid en uno de los pulmones de la capital de España.

El Parque del Retiro de Madrid es una de las primeras recomendaciones que hacen las agencias de turismo a los que visitan la ciudad.