El Palacio del Congreso de los Diputados es un edificio de estilo neoclásico que se terminó de construir en 1.850.
Tanto el edificio como las obras de arte que alberga en su interior, merecen la pena la visita. El mobiliario, las pinturas y esculturas, los salones o el Hemiciclo, están repletos de la historia de España.
La fachada principal, con la escalera que sube al pórtico, donde seis imponentes columnas de estilo corintio se coronan con un frontón triangular con figuras en relieve, es muy hermosa.
Los leones a los dos lados de la entrada, fueron fundidos con el hierro de los cañones capturados en la guerra de África y dan paso a la puerta de bronce que solo se abre en ocasiones especiales.
La visita guiada es gratuita. El día 2 de Septiembre, a partir de las 10,30 de la mañana, se reanudan las visitas que todos los sábados y cada media hora, darán a conocer a todos los que estén interesados, el órgano constitucional que representa a todos los españoles.
El último pase será a las 12,30 y el número de personas en cada pase serán 50 como máximo. No es necesario reservar, pero si es conveniente llegar temprano.
Solo es necesario presentar el Documento de Identidad y el acceso es por la verja de la Carrera de San Jerónimo.

Dejar respuesta